Soy escritora, siento y no canto

Soy escritora, siento y no canto

Puedo decir que soy escritora, que siento, que bailo poco y no canto.

Soy escritora

Y es que nadie es perfecto, por eso existen cantantes, pintores, músicos y escritores y a todos nos une algo en común.

Es ese ápice de sensibilidad que se necesita para desarrollar el vinculo que te une al espectador o lector. Que los involucra en tu obra y los deja participar de ella.

Esto que te voy a contar me sucedió el domingo mientras preparaba el desayuno y escuchaba una canción de esas que sabes escribieron para ti.

En cierto momento seguro te ha pasado algo parecido y no entiendes como en algún lugar, un día cualquiera, seguramente comiendo almendras y con una copa de vino en la mano, un compositor pensó en ti y te escribió una canción.

¡Me hubiera gustado tanto poder hacer música! poder llegar a ese sentimiento profundo que logra mover los receptores sensoriales de la piel y consigue influenciar a cualquier ser vivo.

Retos de escritor y alcanzar la cima

¿Qué pasa cuando oigo una canción?

Cuando escucho una canción o una pieza musical casi siempre despierta sensaciones en mí, igual me ocurre cuando leo un poema, una novela o cualquier texto que se haya escrito desde adentro, es decir donde está presente y rebosante el sentimiento.

Hubiera sido feliz si supiera cantar, tocar algún instrumento o bailar. Son expresiones corporales donde la persona deja fluir su esencia pero no, eso no me tocó a mí. Solo soy escritora.

Tampoco puedo decir que no bailo. Si, lo hago. Preferiblemente en brazos de alguien que me guíe porque en cuando me dejan sola me pierdo. He pensado que tal vez se debe a la falta de genes caribeños.

Retos de escritor y alcanzar la cima

Tal como lo explica Carlos Rene Espino de la Cueva, Psicólogo

Al escuchar música se activan mecanismos del sistema límbico: Estos sistemas provocan las emociones y los mismos sentimientos que se activan al comer, tener relaciones sexuales incluso consumir estupefacientes como la cocaína. El sistema límbico, es responsable de que sintamos lo que sentimos, está involucrado en nuestra percepción de la música.

A falta de oído musical, la naturaleza me dotó de sensibilidad en otros aspectos.
Te cuento…

¿Qué pasa cuando leo?

Puedo visualizar los paisajes, detenerme a observar a través de una ventana. Presentir lo que hay detrás de cada personaje. Siento el sabor, la temperatura y hasta puedo percibir los olores que describen.

El efecto del papel rozando mis dedos también crea un vinculo con los personajes, una comunicación directa, la complicidad entre el lector y el escritor unidos por un hilo conductor de emociones. Quizás puedo percibirlo mejor porque soy escritora.

Ocurre algo parecido cuando estoy en una biblioteca. El silencio me envuelve y a la vez puedo escucharlas, a ellas, a esa  gran cantidad de palabras atrapadas queriendo contar historias, apenas pueden comunicarse a través de una portada y un dibujo. Me parece escuchar sus murmullos llamándome e intentando hacerse notar.

Retos de escritor y alcanzar la cima

 

¿Qué pasa cuando escribo?

Generalmente creo escenarios que parten de la realidad y en su lógica transformación terminan siendo mágicos.
He estado encerrada entre cuatro paredes y ese recinto se ha convertido en un acantilado donde las olas rompían con fuerza. He sentido el viento, el olor salobre a mar, el reflejo del sol cuando me impide ver al horizonte.

La sangre me ha invadido con su característico olor y he llorado de emoción con alguna escena que aún no ha escapado de mi pluma. ¿Te parece extraño? a mi no, es que soy escritora.

 

Retos de escritor y alcanzar la cima

 

¿Qué pasa cuando vivo?

Pues pasa, que me aferro a esas experiencias sensoriales para que no me lastime tanto la injusticia, intento mirar a través de la mirada triste de un niño con hambre y puedo leer esperanza. Esa esperanza me lleva a seguir luchando cuando parece que ya no queda nada por hacer.

Leer, escribir, vivir, amar. Sin orden establecido, sin control y en libertad.
Es mi canción y mi música.

Retos de escritor y alcanzar la cima

No quiero dejar de recordarte, un post anterior donde te hablé sobre Música y literatura

Retos de escritor y alcanzar la cima

2 Replies to “Soy escritora, siento y no canto”

  1. Hola, Eva!

    Es cierto que llega un momento en que tenemos que tomar una decisión: escribimos o pintamos, somos bailarines profesionales o escultores, redactamos para el periódico o para web… Hay miles de elecciones para la creatividad, y para personas altamente sensibles como algunos escritores (yo creo que soy medianamente sensible, más bien) el sentimiento que nos produce el arte ajeno nos embriaga tanto que desearíamos poder dominarlo como esos otros artistas. Pero, claro, esto requiere años y años de práctica en otro campo y dejar de lado otras cosas: no podemos.

    Así que nuestra única y maravillosa opción es sentir. Gracias por tu artículo.

    PD: Todo el mundo puede bailar si se lo propone, y además es un arte distinto, del cuerpo, que nos baja a la tierra. Creo que combinar un arte sesudo como la escritura con algo físico como la pintura o el baile puede dar un resultado fantástico. No tenemos por qué escoger un solo arte.

    1. Marta “El arte embriaga” nunca mejor dicho. Vale la pena disfrutar de todas sus representaciones.
      dejarse llevar. Agradezco tu comentario y tu visita a este punto de encuentro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.