Los viajes son libros que aún no se han escrito

Los viajes son libros que aún no se han escrito

Retos de escritor y alcanzar la cima

Te voy a contar un viaje

Los viajes son libros que van pasando sus páginas en cada etapa y hoy te voy a contar un viaje.

Cuando lees te sumerges en las páginas de cada historia y las sientes como si las estuvieras viviendo. Los viajes son lo mismo pero los vives directamente en la piel.

Conoces personajes insólitos, vives fragmentos de sus vidas. Participas de eventos que no esperabas desde que empieza la aventura.

Te paseas por diferentes  culturas y nacionalidades. Los paisajes cobran vida y hasta el cielo y el mar aún siendo los mismos, los ves diferentes, suelen irradian otra luz.

Los azules y verdes son irrepetibles en cada lugar. Los olores y los acentos te marcan y al final, el último día te sientes que has sido el protagonista de una historia.

Por tus ojos han desfilado cantidad de imágenes que al igual que en las páginas de un libro te han ubicado en una época histórica.

Fragmento

El autobús lleno de turistas iba nombrando lugares y al fondo se oían los clics de cámaras y móviles.

Curiosamente cada vez menos cámaras hasta en los asiáticos que antes de reconocerse por sus facciones los adivinabas por sus inmensas cámaras réflex, ahora llevan teléfonos sofisticados y más fáciles de usar y transportar.

Aclaro que lo del autobús de turistas fue por encontrar un medio de transporte fácil para llegar a los lugares montañosos donde erigían sus palacios tras inmensas fortalezas los habitantes importantes de la época.

Siempre intento en lo posible me gusta descubrir lugares sin unirme al turismo grupal.

Escogí visitar el Palacio da Pena en Sintra-Portugal y así poderte contar un viaje.

No me canso de preguntarme como podían transportar sus enseres, los alimentos, los materiales y todo lo que allí pude observar.

Yo llegué literalmente con la lengua afuera después de caminar una cuesta empinada de unos 500 mts Actualmente en muy buen estado, lo que seguramente no era así en aquel siglo.

Observando que todo cambia en el tiempo

Seguro que no quieres vivir en un palacio ni complicarte tanto la vida. Afortunadamente todo va cambiando.

También ha cambiado el estilo de viajar.

Recuerdo haber leído y tener frescas aún las imágenes de películas donde las señoras iban con moños y trajes de chaqueta.

Llevaban  neceseres cuadrados y rígidos haciendo equilibrios sobre sus zapatos de tacón.

Ahora felizmente te cuelgas una mochila en la espalda y listo  ¡A recorrer el mundo!

¡Claro! ya sé. Antes tienes que trabajar mucho para lograrlo pero el esfuerzo vale la pena.

Retos de escritor y alcanzar la cima
Yo, dentro de la historia

Impresionante

Pero al llegar al palacio se corta la respiración (Aparte del esfuerzo de subir la cuesta)

La primera impresión fue al observar los diferentes estilos arquitectónicos que se mezclaron en la construcción del Palacio.

Motivos mudéjares y manuelinos se integran con torres góticas y mobiliario barroco en su interior, dando lugar a este extravagante y espectacular Palacio.

Los jardines y el parque me envolvieron aún más en su magia, cientos de plantas exóticas, estanques y ruinas te sumergen en su extravagancia y tranquilidad.

Pues sí, mientras caminaba por aquellos aposentos y me vi rodeada por el excesivo lujo.

Me imaginaba como serían aquellos personajes, cómo se comportaban, qué historias habrían vivido tras aquellos muros.

Retos de escritor y alcanzar la cima

Me parecía escuchar la música e imaginaba las fiestas, trajes y oropeles. Intrigas y pasiones que se vivieron detrás de aquellos paredes cuajadas de arabescos y azulejos.

¿Y Los  fantasmas? ¿estarían allí, mirándome y leyendo mis pensamientos?

Retos de escritor y alcanzar la cima

Sintra y el Palacio da Pena

Siglo XIX

Reyes: Fernando II de Portugal, esposo de la reina María II de Portugal, quien ordenó la construcción del palacio da Pena en 1836

Historia:

En 1838, Fernando II compró el antiguo convento de los monjes jerónimos de Nuestra Señora de la Pena, erigido en 1511 por Manuel I y deshabitado desde 1834, tras la extinción de las órdenes religiosas.

El convento estaba formado por el claustro y sus dependencias, la capilla, la sacristía y la torre campanario, que constituyen hoy día el núcleo norte del Palacio de la Pena, también llamado Palacio Viejo.

Más información aquí

Fernando mandó realizar algunas reparaciones en el edificio religioso que se encontraba en muy mal estado.

Se remodeló toda la planta superior y se transformó las las celdas del Convento en salas de mayores dimensiones, cubriéndolas con las bóvedas actualmente visibles.

Más adelante, alrededor de 1843 el rey decide ampliar el Palacio añadiendo una nueva ala, el Palacio Nuevo, con salas de mayor envergadura.

Si quieres saber más detalles de ese extraordinario monumento de la humanidad puedes consultar aquí.

¿Recuerdas cuando te hable sobre las coincidencias entre el Arte y la literatura?

El viaje me alejó unos días del blog, pero me hizo imaginar muchas escenas y personajes que saldrán a la luz en el momento indicado.

Hay muchos lugares donde encontrar temas para escribir, imaginar personajes, crear escenarios. Contar un viaje es una de ellas . Solo tienes que mirar a tu alrededor, respirar y dejarte llevar por la experiencia.

También puedes seguir las directrices de 11 lugares donde encontrar inspiración de Literautas 

Me encantaría saber si tú has experimentado estas sensaciones.

No hay que ir muy lejos, solo saber observar con otros ojos.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *