[1er Concurso Entropía// Anécdotas de Viaje]/Un día entre plumas.

[1er Concurso Entropía// Anécdotas de Viaje]/Un día entre plumas.


Con esta anécdota estoy participando en el 1er Concurso ENTROPÍA// Anécdotas de viajes.

Si estás interesado en participar sigue las bases que te indico aquí: Bases

 Hoy voy a narrar mi experiencia un día de fiesta que me invitaron al mar.

Retos de escritor y alcanzar la cima

Esta anécdota apenas acaba de ocurrir hace dos días dentro de un viaje un poco atípico, así que para mi es un placer compartirla con todos. Se trata de un día de vacaciones que me regaló la vida.

 

Retos de escritor y alcanzar la cima

Me sentí feliz, el mar para mi es vida, es placer y físicamente siento que se revitalizan mis sentidos.
Les extrañará que hable de mar y también de plumas pero  curiosamente esa palabra se entremezcló durante el día y me pareció muy simpática la relación que surgió entre ellas.
Apenas llegué a la embarcación me imaginé un día soleado de fin del verano, pensé en tomar unas cuantas fotos y lamenté de inmediato no haber llevado mi libreta de notas. No consideré nada práctico llevarla al mar y apenas  llegar ya me había arrepentido. No tenía pluma, no podría escribir y pensaba en mis post para Steemit.
Decidí apartar todo de mi mente, no preocuparme y disfrutar el día.
La embarcación comenzó a deslizarse en silencio, íbamos a vela rompiendo el viento, una sensación de paz que invitaba a cerrar los ojos y dejarse llevar.
Retos de escritor y alcanzar la cima

De pronto escuché ¡pájaros, hay muchos pájaros!

Eran gaviotas que sobrevolaban muy cerca de la embarcación y destacaban con sus plumas blancas sobre la superficie del mar.

Retos de escritor y alcanzar la cima

 

El capitán (mi hermano) preparó unas plumas de pesca y enseguida nos activamos para intentar pescar algo.

La salida se animaba momento a momento, como presintiendo el buen día. Sin embargo yo seguía pensando en la pluma que me hubiera gustado tener para escribir este post.
Para encontrar los posibles puntos de pesca nos orientábamos por el rumbo de las aves, algunas nadaban tranquilas columpiándose sobre las olas y otras sobrevolaban la zona. También encontramos unas ramas grandes de bambú flotando, probablemente rastros dejados por alguna tormenta que presagiaban la posible pesca bajo su sombra.
Fue entonces cuando pensé… hoy es un día entre plumas.
Finalmente decidimos parar y darnos un merecido baño en alta mar, otra experiencia maravillosa y que recomiendo ampliamente.
Los resultados nos sorprendieron, la técnica de seguimiento a las gaviotas y la pesca con plumas resultó muy productiva. Con cada pieza que sacábamos nos volvíamos más eufóricos.
Al final contamos un total de 30 piezas incluyendo cabañas y dorados.
Retos de escritor y alcanzar la cima
Pudimos regalar unos cuantos a los vecinos y a la familia y finalmente, yo que no cocino me animé a preparara un escabeche. Aquí les dejo la receta por si algún día se encuentran con un día lleno de magia en su camino.
Modestia aparte no quedó tan mal.Retos de escritor y alcanzar la cima
La experiencia fue estupenda, aunque tengo las manos destruidas por el nylon de pescar y el esfuerzo de sacar los anzuelos.
Fue una experiencia divertida que no practicaba desde hacía muchos años.
Retos de escritor y alcanzar la cima
A falta de una pluma, lápiz y papel para contarles a todos esta anécdota, tomé algunas notas en mi teléfono móvil (que no tiene plumas).
Todas las fotografías que aparecen aquí publicadas son de mi propiedad y fueron tomadas con mi teléfono Iphone.
Retos de escritor y alcanzar la cima
Retos de escritor y alcanzar la cima

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.